Un documento notarial es un documento público protegido contra el fraude ya que el notario es testigo imparcial de su firma. Generalmente los documentos que crean un acuerdo jurídico deben ser notariados, tal es el caso de:

  • Testamentos, escrituras y fideicomisos: se utilizan para certificar la transferencia de activos físicos de una persona a otra.
  • Mandato o carta poder: autorización legal para que una persona actúe a nombre de otra.
  • Contratos a larga distancia: documentos que se formalizan cuando las partes implicadas no están en el mismo lugar.
  • Apostilla: documento que requiere un proceso de legalización y certificación para que su validez sea reconocida en otros países.

Para que un documento se ostente como notariado, un especialista en el ámbito debe haber dado fe de la identidad de los otorgantes, que estos tengan la capacidad legal para otorgar el acto, que den su consentimiento para el negocio jurídico, que el otorgamiento se adecue a la legalidad y que los implicados expresen su voluntad debidamente informados. Para ello, el notario público se encargará de asesorarlos acerca de los medios jurídicos más adecuados.

¿Deseas obtener más información? Comunícate con los especialistas de la Notaría Pública 103, donde con gusto resolveremos todas tus dudas.